Para trabajar un cuento con los niños, una educadora especial aborda el sentido
de la información que aporta el título y los dibujos de la portada.

P: Miremos la portada de este cuento… ¿qué observan?

A: Ahí está el título.

P: Claro, “La Ratita Presumida” de un escritor llamado Charles Perrault.

A: Y también hay dibujos.

P: ¿Para qué creen que sirven los dibujos?

A: Para que se vea más bonito.

A: Para que leamos.

P: A ver niños, el título y los dibujos de la portada de un cuento nos pueden dar información importante sobre lo que vamos a leer. Nos ayudarán a entender de qué se trata lo que leeremos.

Analicemos el ejemplo

 

¿Qué hizo la educadora con las respuestas de sus alumnos?

La educadora no tomó en cuenta las respuestas de los niños y solo les entregó nueva información.  A partir de esto, los niños no pueden darse cuenta si lo que dijeron estaba o no en lo cierto, tampoco pueden aprender de sus propias respuestas. Además, al entregar inmediatamente la respuesta correcta, la educadora no aprovecha los distintos conocimientos de los alumnos para poder reorientarlos o profundizarlos.

¿Qué podría hacer la educadora para aprovechar las intervenciones de los niños en función del aprendizaje?

La docente podría indagar en las respuestas que entregaron los niños, de tal manera de ir conduciendo sus razonamientos hacia una comprensión más adecuada de la función de estos elementos. Por ejemplo:

  • ¿Por qué crees que se ven más bonitos los textos con imágenes en su portada?
  • ¿Por qué dices que sirven para que leamos?

También puedan realizar preguntas que orienten a los niños a determinar cuál es la función del título y las imágenes, de tal manera que puedan descubrirla y así el proceso de aprendizaje tenga más sentido para ellos. Por ejemplo:

  • ¿Por qué creen que tendrá ese título?
  • ¿Qué significará la palabra “presumida”? ¿Por qué se estará mirando en el espejo?
  • ¿Qué nos querrá decir el autor con ese título?

Pedir a los alumnos que justifiquen sus respuestas o entreguen ejemplos de sus afirmaciones, realizar preguntas que sirvan de guía, sin entregar directamente las respuestas, entre otras estrategias, promueven un aprendizaje más profundo, activo y significativo.