Una docente trabaja con sus alumnos de 8º básico la Revolución Industrial.
Para iniciar su clase, genera el siguiente diálogo:

Prof:Hoy trabajaremos la Revolución Industrial, pero antes me
gustaría que recordáramos ¿qué vimos la clase pasada?
Alum:La Revolución Francesa
Prof:Así es, ¿qué recuerdan?
Alum:¡la libertad, igualdad y fraternidad!
Alum:…el fin de la monarquía y que Bonaparte asumió el poder.
Prof:Muy Bien, hoy veremos otra revolución, la llamada Revolución Industrial.
Para eso abran su libro en la página 61.

En base al texto los alumnos van conociendo las características de la Revolución Industrial, sus principales hitos y personajes.

 

Analicemos el ejemplo

 

¿Cómo se inicia la clase? ¿Sirve ese inicio de acercamiento a los nuevos contenidos que se abordarán?

Al comenzar su clase, la profesora recuerda los contenidos abordados la sesión anterior y comenta el objetivo de la clase del día. Si bien formula preguntas a los alumnos sobre lo que ya saben (Revolución Francesa), no los guía para establecer relaciones que faciliten el aprendizaje del nuevo concepto, la Revolución Industrial.

¿Qué formas de comenzar la clase acercarían más efectivamente a los alumnos a los nuevos contenidos?

Para facilitar la comprensión de la Revolución Industrial, la docente podría haber guiado a los alumnos a establecer una relación con la Revolución Francesa, identificando en ésta algunos de sus antecedentes o considerándola como parte de una época de cambios en la cual se insertan ambos procesos revolucionarios. También podría haber trabajado el concepto de revolución a partir de lo aprendido la clase anterior, preguntando por ejemplo:

    • ¿por qué se inicia una revolución?
    • ¿una revolución es siempre un cambio radical y total?
    • ¿se pueden observar continuidades en la historia luego de una revolución?.

Estos elementos podrían ser utilizados por sus alumnos para comprender de mejor forma lo que significa la Revolución Industrial.