Un docente de Educación Física de 7º básico explica a sus alumnos cómo se
realiza el lanzamiento en el básquetbol. Docente y alumnos se acercan y
permanecen en cuclillas en el patio, durante la explicación:

Docente:A ver chiquillos, para el lanzamiento en básquetbol ustedes deben poner el balón por delante de la frente mientras miran al tablero, con una mano debajo y la otra debe ir al lado del balón. Deben flexionar las rodillas y los pies tienen que ir separados a la distancia de los hombros. Al lanzar, extienden primero las rodillas y luego los codos. ¿se entendió?

Entonces, para practicar este lanzamiento vamos a realizar una actividad de tiros libres.

 

Analicemos el ejemplo

 

¿Esta explicación permite que los alumnos entiendan cómo se ejecuta el lanzamiento en el básquetbol?

Si bien el docente entrega orientaciones generales, no modela cómo debe realizarse el lanzamiento ni enfatiza sus distintos componentes, por tanto, los alumnos no tienen claridad de la secuencia de “pasos” que deben llevar a cabo y el impacto que éstos tienen para lograr un lanzamiento adecuado.

¿Cómo podría enriquecer su explicación este docente, para facilitar el aprendizaje de los alumnos?

El profesor podría segmentar el procedimiento en varios pasos, enfatizando lo más relevante de cada uno de ellos. Asimismo, podría explicar cuál es el efecto que tiene cada paso en el logro del lanzamiento (por ejemplo, la importancia de la posición de las manos para definir la dirección del balón). Explicar estos elementos permitiría al alumno tomar decisiones en distintas situaciones de juego.

También el profesor podría acompañar su explicación modelando el lanzamiento, ya sea personalmente o con algún alumno. Por ejemplo:

Docente: Para el lanzamiento en básquetbol vamos a poner el balón por delante de la frente mientras miran al tablero, con una mano debajo y la otra aquí (muestra la posición). Luego, flexionamos las rodillas y los codos; los pies van así, separados a la distancia de los hombros, así como los tengo yo (muestra la posición de los pies). Para lanzar, hacemos este movimiento, extendiendo primero las rodillas y luego los codos (lanza el balón). A ver, ¿quién podría pasar adelante e intentarlo?…

Además, cuando los alumnos realizan el ejercicio, el profesor puede aprovechar esa instancia para reforzar su explicación. Por ejemplo:

Docente: Bien, pero te faltó potencia. Esto sucede porque no flexionaste las rodillas. Al flexionar y luego extender las rodillas, va a mejorar la potencia del lanzamiento y podrás llegar al aro. Por eso es importante una buena posición…