En una clase de Agropecuaria, la docente comienza la preparación de un proyecto de instalación
de un sistema de riego por goteo que los estudiantes realizarán en terreno en las próximas clases.
Para ello, proyecta una imagen del cultivo de vid en el que trabajarán desde la siguiente clase,
promoviendo el siguiente diálogo para repasar lo que ya saben de este sistema de riego:

Docente: A ver jóvenes, miren esta foto que muestra el sistema de riego que instalarán en su
proyecto. ¿Quién sabe a cuál corresponde?

Estudiante: Por goteo.

Docente: ¿Cómo te diste cuenta?

Estudiante: Por los tubos que hay en cada hilera. Tienen unos hoyitos por los que sale el agua.

Docente: Cierto, por esos hoyitos, que se llaman goteros va saliendo gota a gota en una dosis que se define dependiendo de factores como las características del suelo, lo que estemos cultivando, el clima de la zona y otros. ¿Quién se acuerda de las ventajas del riego por goteo que estuvimos viendo la clase pasada?

Estudiante: Permite ahorrar agua y que le llegue la misma cantidad a todo el cultivo.

Docente: Como decíamos, una de las ventajas de este sistema es que presenta mayor eficiencia de riego, considerando la cantidad de agua entregada y la que la planta aprovecha. Bueno, ahora van a trabajar en sus grupos con la guía de trabajo y el documento sobre los tipos de sistema de riego que les voy a entregar. Con la información del documento van a poder responder todo lo que se les pregunta en la guía. Primero van a escribir una definición de lo que es un sistema de riego por goteo, sus usos, beneficios, componentes y etapas para su instalación. Recuerden nombrar con lenguaje técnico las partes del sistema de riego. Luego, ahí donde aparecen las imágenes de los componentes en su guía, van a escribir el nombre que les corresponda. Es importante que vayan identificando las piezas de estos sistemas porque después los tienen que reconocer en terreno para que hagamos la instalación. ¡Vamos a trabajar!

Analicemos el ejemplo

¿Qué habilidades promueve la docente con las preguntas y actividades que propone a sus estudiantes?

Las preguntas y actividades que propone la docente invitan a los estudiantes a identificar y recordar información, sin favorecer el desarrollo de habilidades de pensamiento superior. Durante el diálogo inicial, la docente les pide a los estudiantes que reconozcan lo que ven en una imagen a partir de lo que han estado trabajando en clases anteriores. Luego, dialogan en torno a una pregunta que solo requiere hacer uso de la memoria para responderla: “¿Quién se acuerda de las ventajas del riego por goteo que estuvimos viendo la clase pasada?”. A partir de ello, la docente propone una actividad que requiere que los estudiantes identifiquen información de un documento entregado.

¿Cómo podría promover habilidades de pensamiento superior en sus estudiantes?

La docente podría haberlos invitado a pensar en el o los sistemas de riego que serían más apropiados para el cultivo en el que desarrollarán su trabajo práctico, de acuerdo a sus características (tipo de suelo, especie que se cultiva, clima de la zona, etc.). Responder a ello, requiere comparar los distintos sistemas de riego y argumentar la elección, promoviendo así habilidades de orden superior. Otra opción hubiese sido, por ejemplo, invitar a los estudiantes a analizar la aplicabilidad de este sistema de riego al cultivo en que trabajarán, las precauciones que se deben tener de acuerdo a sus características particulares, identificar y fundamentar posibles errores en la instalación del sistema de riego en que trabajan, entre otros.

Es importante que los estudiantes tengan continuamente oportunidades de aprender a partir de preguntas y actividades que los desafíen cognitivamente.   Permitirles realizar comparaciones, predicciones, inferencias, justificar sus ideas, transferir sus conocimientos, entre otros, promueve el desarrollo de su pensamiento y con ello, que se involucren más activamente con sus aprendizajes.