Luego de aplicar una evaluación a un II medio sobre las principales características
de la Guerra Fría a través de una exposición grupal de los estudiantes, un docente
analiza los resultados con su colega del nivel.

Docente: A mi curso le fue bien, la mayoría de mis estudiantes tuvieron nota sobre 5.0 y todos los
aprendizajes estuvieron cercanos al 60% de logro.  Ahora solo voy a hacer una síntesis final con ellos y seguiré adelante con la planificación.

Colega: Pero me imagino que algunos ítems les costaron más… ¿o no?

Docente: Sí, la verdad es que les costó analizar el texto que les entregué sobre el rol de las superpotencias. Yo creo que esto se debe a que cuando recibí este curso, no estaban acostumbrados a trabajar con textos y les costaba mucho identificar las ideas principales. Me enfoqué en eso, y ahora recién estoy avanzando en que hagan análisis más profundos.

Colega: En el mío sucedió algo parecido, sólo uno o dos alumnos lograron analizar cada conflicto…

Docente: En mi caso hubo dos grupos que hicieron un súper buen análisis. A ellos les había interesado mucho el tema e incluso me pidieron más textos que los que vimos en clase. Pero los demás, tal como pasó en tu curso, no lograron analizar el texto en mayor profundidad.

Colega: Y ¿Cómo les fue a ese grupo que me comentaste la vez pasada, los que no tuvieron un buen resultado en la prueba anterior?

Docente: No me había hecho esa pregunta. En esta evaluación parece que les fue mucho mejor, fueron capaces de explicar con claridad los temas y de responder a todas las preguntas que les hicieron. Probablemente, trabajar de forma grupal les permitió apoyarse mutuamente y se acomoda más a su estilo de trabajo, por eso en este caso pudieron demostrar mejor lo que aprendieron.

Colega: ¿Y si hiciéramos alguna actividad para trabajar el análisis de textos con nuestros estudiantes y así reforzamos los contenidos más débiles? Podríamos presentarles algún texto más breve sobre las superpotencias y, en tu curso, trabajarlo grupalmente. Les podemos ir haciendo preguntas para que se den cuenta en qué deben fijarse para hacer un análisis.

Docente: ¡Buena idea! Yo tengo un material que puede servir. ¿Revisémoslo?

 

Analicemos el ejemplo

¿Qué información puede obtener un/a docente de una evaluación?

Cada vez que un/a docente aplica una evaluación tiene la posibilidad de obtener información valiosa sobre el aprendizaje de sus estudiantes, más allá de la calificación o nota que obtengan en ella.

Sin embargo, en el ejemplo, el docente hace un juicio muy general: “A mi curso le fue bien, la mayoría de mis estudiantes tuvieron nota sobre 5.0 y todos los aprendizajes estuvieron cercanos al 60% de logro”. Esta mirada no le permite visualizar con detalle el desempeño de sus estudiantes y tomar medidas precisas y focalizadas a las necesidades de su curso.

Sin embargo, gracias al trabajo en conjunto con su colega, logra darse cuenta que es posible analizar la información de la evaluación en forma más profunda y detallada, identificando diversos aspectos que le permitan obtener información relevante y específica en relación al desempeño de su grupo. Por ejemplo, pudo identificar que la habilidad de análisis está descendida en la mayoría de su curso, que hay algunos/as estudiantes que muestran un mejor desempeño en esta misma habilidad o que el desempeño de algunos de ellos/as cambia dependiendo del tipo de evaluación que enfrenten.

Esta mirada más profunda le permite al docente buscar explicaciones para los resultados, comprender mejor el proceso de aprendizaje de sus estudiantes y así tomar decisiones pertinentes, como, por ejemplo, centrarse en el análisis de textos o reconocer que el trabajo grupal favorece el aprendizaje de este grupo.

En relación a este ejemplo:

  • ¿Qué otros aspectos se podrían analizar a partir de los resultados de una evaluación?
  • ¿Qué otras estrategias o acciones se podrían implementar para desarrollar las habilidades más complejas en este grupo de estudiantes?